• espevafran@gmail.com
MOSAICOS

MOSAICOS

Hoy te presento una técnica muy conocida por todos, pero, a mi modo de ver, poco extendida en el mundo del DIY.

Tengo que reconocer que aunque el mosaico de la imagen no es el mejor del mundo (técnicamente hablando), es el más especial para mí; puesto que esta mesa fue el último trabajo que empezó y dejó sin terminar mi padre. Años después y con los pocos conocimientos que yo tenía de esta técnica, me propuse terminarla y… bueno, ahí está.

Ahora vamos a ver un poquito de teoría, para después pasar a la práctica.

¿Qué es un mosaico?

Un mosaico es una obra artística elaborada con pequeñas piezas de piedra, cerámica, vidrio u otros materiales, de diversas formas y colores, llamadas teselas. Se realiza sobre todo en superficies planas y de tamaño grande, como una pared, un suelo o un techo, pero a veces se adapta también en simples objetos o pequeños paneles.

La creación de un mosaico es un arte muy antiguo. En Creta durante la Edad de Bronce ya se desarrollaba esta habilidad. Se han encontrado obras de mosaicos en yacimientos arqueológicos de Mesopotamia (siglo IV al III a. C.), Grecia (siglo III a. C.) y en Mesoamérica. El gran desarrollo se dio en la época del Imperio Romano y más tarde, con los bizantinos, islámicos, normandos (en Sicilia, siglo XII), hasta llegar al Renacimiento y a los siglos XIX, XX y XXI.​

Materiales

Voy a empezar enumerando los materiales básicos para empezar en esta técnica. He de decir que hay otros muchos como mallas, alicates o diferentes morteros, pero considero que ya son para personas con más experiencia y conocimientos y que mi principal intención con esta entrada es dar a conocer la técnica para que después cada uno siga su propio ritmo y gustos.

Por tanto, debemos tener preparado los siguientes materiales:

  • Teselas (se venden ya cortadas con diferentes formas, tamaños y colores) o trozos de azulejos si lo queremos hacer más artesanal. Yo te recomiendo, para empezar, optar por las que ya vienen preparadas, por la dificultad y el peligro que puede suponer el cortar los azulejos nosotros mismos.
  • Base para nuestro mosaico (en este caso una maceta)
  • Recipientes para hacer el mortero y la lechada
  • Espátula
  • Esponja
  • Agua tibia
  • Mortero a base de cemento (que valga para exterior en el caso de que lo vayamos a colocar fuera)
  • Lechada

Paso a paso

Una vez que tenemos todo a mano, vamos a a pasar a la acción.

Realizar un mosaico no tiene gran dificultad, pero sí requiere de mucha paciencia.

  1. En primer lugar debemos elegir una maceta de barro o similar porque su superficie es más porosa que el plástico y las teselas agarrarán mejor.
  2. Es importante que si la maceta es usada, esté limpia, al menos por fuera.
  3. Una vez que tengamos claro el diseño (y solo entonces) haremos el mortero.
  4. Iremos aplicando un poquito de mortero en cada tesela y las iremos pegando hasta formar nuestro diseño. No las colocaremos completamente unidas, sino que dejaremos un pequeño espacio entre tesela y tesela.
  5. Una vez que ya están todas pegadas, las dejaremos secar durante 24 horas.
  6. Cuando haya pasado ese tiempo, prepararemos la lechada y la aplicaremos en todas las uniones con una esponja.
  7. Dejaremos secar 2 o 3 horas y retiraremos con un paño húmedo el exceso que haya quedado encima de las teselas.

Ya tenemos nuestra maceta decorada y lista para adornar el jardín, balcón o simplemente habremos pasado un buen rato aprendiendo una nueva técnica.

Para inspirarte

Como siempre, me gusta dejarte unos cuantos ejemplos para que veas la cantidad de cosas bonitas que se pueden llegar a hacer con un poco de creatividad y atrevimiento.

Y ahora llega tu turno…

¡Hasta el próximo proyecto!

1 Hay 1 like

2 comentarios en “MOSAICOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *